viernes, 20 de abril de 2018

Mantenimiento de aires acondicionados


Se exponen los cálculos necesarios y las soluciones adoptadas para la instalación de aire acondicionado de refrigeración.
Este acondicionamiento se hace necesario ya que en la zona de producción y en los almacenes es necesario conservar los productos a una temperatura adecuada.
Se denominan condiciones de proyecto las que tomamos como fijas y constantes a lo largo del mismo. En este caso, las condiciones fijas de las que hay que partir para llevar a cabo los cálculos son:

·         Temperatura exterior: 24 ºC
·         Humedad relativa exterior: 65%
·         Variación diaria de la temperatura, o excursión térmica diaria: 4 ºC
·         Temperatura interior de proyecto: 21 ºC
·         Humedad relativa interior de proyecto: 50%
·         La hora solar del proyecto: 15’00 h
·   Salto térmico (Dt), que es la diferencia entre la temperatura exterior y la temperatura interior de proyecto: 3 ºC
·    Diferencia de humedades absolutas (DW). Diferencia entre humedades absolutas en las condiciones del exterior y las del interior, expresadas en g de agua/kg de aire seco: 7,1 g/kg aire (se han calculado con la ayuda del diagrama psicométrico representado a continuación).
Los datos iniciales como superficie del local, potencia de iluminación etc. se pueden observar en las tablas de cálculo.   
La carga térmica es el calor por unidad de tiempo que, por diferentes conceptos, entra y se genera en un local cuando mantenemos en éste una temperatura inferior a la del exterior y una humedad diferente, generalmente inferior, a la del exterior.
El calor que entra como consecuencia de la diferencia de temperatura se llama calor sensible, y el que entra como consecuencia de la diferencia de humedades se llama calor latente.
Los agentes que son origen en las cargas térmicas pueden enumerarse como sigue:
Esta partida tiene en cuenta la energía que llega al local procedente de la radiación solar que atraviesa elementos transparentes a la radiación. Para calcular esta partida, hay que saber la orientación de la ventana.
Hay que elegir una hora solar de cálculo, generalmente entre las 12 y las 16, hora solar, y un día determinado. Con estos datos acudimos a la tabla siguiente y obtenemos la radiación solar unitaria, R, en kcal/(h·m2). La hora solar elegida debe ser la misma para el cálculo de toda la carga térmica.
Evidentemente, en todas las tablas que se van a presentar en este capítulo aparecían datos referidos a todas las posibilidades que pueden darse en los cálculos de la instalación, pero por motivos de simplificación, sólo se van a nombrar los que conciernen a nuestras condiciones de proyecto.

Se calcula ahora la superficie S en m2 del hueco de la ventana, incluido el marco, no sólo la del vidrio.
Se consultará la siguiente tabla por si se tuviera que aplicar factor de corrección debido a la utilización de vidrio especial.
Se habla de radiación a través de paredes opacas porque el calor procedente del sol calienta las paredes exteriores del local y luego este calor revierte al interior. Para calcular esta partida hay que aplicar la fórmula:
Este calor es sensible y lo llamaremos QSTR.
K es el coeficiente de transmisión del cerramiento que estamos considerando: una pared, el techo o el suelo. Se expresa en S es la superficie de la pared (si hay una puerta se incluye la puerta) y la DTE quiere decir diferencia de temperaturas equivalente. Se trata de un salto térmico corregido para tener en cuenta el efecto de la radiación. Para saber la DTE de una pared se emplea la siguiente tabla. Se necesita saber:
Para saber la DTE del techo, se emplea la tabla que se muestra a continuación. Se necesita saber:
·         Si el techo es soleado o en sombra.
·         El producto de la densidad por el espesor (DE) del techo.
·         La hora solar del proyecto.
 El valor de la DTE obtenido de las tablas anteriores no es el definitivo. En la tabla que se presenta bajo estas líneas, en función de la variación o excursión térmica diaria y el salto térmico, se dan unos valores que sumamos o restamos, según el signo, al valor de la DTE que hemos obtenido antes. Este nuevo valor es el definitivo.
Si una pared o un techo no son exteriores hay que contarlos aquí. También se incluyen las superficies vidriadas, ya que en la A1 sólo se ha calculado la radiación y también tenemos transmisión. Así pues, hay que incluir en esta partida:
·         Paredes interiores.
·         Techos interiores.
·         Suelos (siempre son interiores).
·         Superficies vidriadas y claraboyas.
Las puertas generalmente no se cuentan; su superficie se incluye en la de la pared. Este calor, que es sensible también, lo llamaremos QST. Se calcula mediante la expresión:
Si se trata de una pared o un techo colindante con un local refrigerado, esta pared o techo no se cuenta. Si son colindantes con un local norefrigerado, el salto térmico que se utiliza se rebaja en 3º C.
El local que se acondiciona debe estar exento de entradas de aire caliente del exterior. Sin embargo, cuando se abren puertas o ventanas, o bien a través de las fisuras, es inevitable que algo de aire exterior entre en el local

No hay comentarios:

Publicar un comentario